27 mayo, 2024

Análisis de En Garde! Con florete y a lo loco

En Garde! nació como un trabajo de fin de curso para la escuela de diseño de videojuegos Rubika que pululó por la red hace unos cinco años y que llamó la atención por cómo los estudiantes habían conseguido transmitir la sensación de lucha con espadas al jugador. Estos ocho estudiantes vieron que su pequeña demo tenía posibilidades y constituyeron un estudio llamado Fireplace que hoy presenta su primer trabajo, un juego que ya os adelanto que es una maravilla que podéis encontrar en Steam por menos de veinte euros y que deberíais probar sin dudarlo.

En Garde! – Official Launch Trailer

Nuestra protagonista es Adalia de Volador, una joven llena de talento con la espada y con un sentido de la justicia que la hace esgrimirse como defensora de los oprimidos por el Conde Duque, a la sazón villano de el título que nos ocupa. Los diseñadores de En Garde! no se disimulan que se trata de un homenaje a las aventuras de El Zorro, aunque en esta ocasión han sabido dotar a la historia de un continuo trasfondo de comedia.

Este sentido del humor que inunda los cuatro capítulos de En Garde! descansa sobre las conversaciones que mantiene Adalia con el resto de personajes del juego y se ve aumentado en gran medida por su perfecto doblaje. Las líneas de diálogo en inglés con expresiones en español intercaladas aquí y allá le da mucha gracia al asunto.

El apartado artístico nos lleva directamente a Los Ángeles del siglo diecinueve, cuando era parte de la California española y estaba bajo el mandato español. De esta forma recorremos escenarios marcados por esos edificios tan típicos de la arquitectura del renacimiento colonial. En realidad En Garde! no nos sitúa históricamente de forma clara, pero podemos entender gracias a los escenarios que recorremos y a alguna bandera con la Cruz de Borgoña que nos encontramos en la misma época y lugar que El Zorro.

Pero lo importante de En Garde!, lo que de verdad importa de las aventuras de Adalia de Volador, es el combate. Existen partes del juego en el que vamos de una arena a otra y pegamos cuatro saltos, muy acrobáticos, pero son sólo preludios para el meollo del asunto. Al llegar al lugar de la pelea es cuando se disfruta del juego de Fireplace. Al ver los tráilers del juego imaginé que En Garde! sería una especie de SiFu usando la esgrima en lugar de las artes marciales. Bueno, pues no es exactamente eso. Viendo el vídeo de una partida puede parecer, sobretodo por su estética low poly, que ambos juegos tienen mucho más en común de lo que es en realidad.

Aquí la cosa va de buscar el momento justo en el que asestar la estocada. Y no sólo esperar ese momento sino generarlo nosotros mismos usando el entorno. Los enemigos van a por nosotros de forma constante, esto no es una película de Kárate en la que ochenta matones rodean al protagonista pero deciden atacarle de uno en uno. Adalia sufre el asedio constante de todos los soldados del Conde Duque, si hacemos una contra a uno de ellos y decidimos atacarle lo más probable es que su camarada más cercano aproveche ese momento para atacarnos.

La estrategia más segura de En Garde! consiste en buscar el enfrentamiento uno contra uno y para ellos debemos usar todo lo que hay desperdigado por el escenario. Podemos patear una caja para lanzársela a los soldados o agarrar un jarrón y estampárselo en la cabeza. Una vez que estén momentáneamente fuera de combate podemos ir tranquilamente a por el que queda en pie o correr para atacar a los aturdidos.

Dicho así no parece gran cosa pero sus desarrolladores se las han apañado para que cada combate sea un espectáculo lleno de cabriolas propias de una película de Errol Flynn. Al principio tiramos cajas y empujamos por las escaleras pero pronto se van añadiendo una serie de acciones tales como disparar un cañón, cortar la cuerda que sostiene una enorme lámpara, empujar la mesa sobre la que caminan nuestros enemigos, encender una granada dentro de una olla para que esta salga disparada hacia el cielo y al caer lo haga sobre un enemigo…

Por si fuera poco los enemigos pueden sorprenderse si hacemos acciones espectaculares como dar una voltereta sobre sus cabezas o usar una liana para desplazarnos de una parte del escenario a la otra sobre sus cabezas. Todas estos movimientos llenan una barra de chulería que nos permite hacer ataques especiales, los cuales no pueden ser parados por los rivales.

En resumen En Garde! es un increíble comienzo para este pequeño y joven estudio francés. No está exento de pequeños detalles que denotan su origen indie y primerizo pero ninguno de ellos molesta a la hora de disfrutar del combate acrobático que han sido capaces de crear. El único fallo que se le puede sacar es que es corto, en una tarde puedes terminar los cuatro capítulos de los que consta el juego principal. Una vez terminada la historia podemos disfrutar del modo arena que consiste en una serie de combates por rondas en las que el juego nos tira todo lo que tiene para macharcarnos. Aún con este modo infinito En Garde! te deja con ganas de más, queremos más aventuras de la aguerrida Adalia de Volador. Ojalá tengamos pronto un DLC o una segunda entrega.

Te gustará si:

  • Buscas un juego que te rete con sus combates llenos de acrobacias.
  • Te gustan las aventuras de El Zorro y el sentido del humos de los Looney Tunes.
  • Quieres llenar una tarde de domingo con un gran juego.

No te gustará si:

  • Crees que los juegos deben durar una media de cien horas por cada euro que pagas.

Hemos jugado a En Garde! en una Steam Deck gracias al código de análisis proporcionado por Fireplace Games.

By Ché Sáez

Maestro del hipérbaton, señor de las bestias, inventor del humor sin gracia, dixlésico y taaa...rtadmudo.

Related Post