23 abril, 2024

Lords of Exile

El cordobés Carlos Azuaga, responsable de Squidbit Works, nos trae este juego que imita los gráficos y mecánicas jugables de la ocho bits de Nintendo. Es un guiño nada disimulado a esos juegos de acción y plataformas como Castlevania y Ninja Gaiden, que nos volvían locos a finales de los años ochenta. Lords of Exile es un ejercicio de nostalgia que apunta al corazón de aquellos que empezamos con los videojuegos hace casi cuarenta años, una carta de amor a un género y consola concretos.

Lords of Exile Gameplay Xbox Series X

Castle Gaiden

Siguiendo los pasos de Prison City o Gravity Circuit, el aspecto gráfico de Lords of Exile se mimetiza con cualquier juego aparecido en NES. Con su característica paleta de colores limitada y unos píxeles del tamaño de cocos maduros, pero sin las limitaciones que presentaba la máquina original. De esta forma presenta gran cantidad de sprites en pantalla sin que aparezca el clásico flickering o muestra jefazos de gran tamaño sin despeinarse.

El apartado sonoro también juega a parecerse a los clásicos, con melodías chiptune que perfectamente podrían estar sacadas de Namco o SEGA. De hecho algunas de sus partituras están compuestas por el mítico Yuzo Koshiro, que puso banda sonora a juegos de la talla de Shinobi o Streets of Rage. Y ya que estaba incluso a aportado su voz a los personajes principales.

No tan fiero como lo pintan

En lo que no se parece a los cartuchos de NES es en su dificultad. Por aquel entonces nos regalaban un juego para Navidad y otro para el cumpleaños (como mucho) y teníamos que estirar el juego. Eran caros y suponían un lujo, así que muchas compañías como Konami subían la dificultad de sus títulos haciendo que nos costase meses completarlos.

Lord of Exile no es así, por suerte para mis nervios, y puedes acabar toda la aventura en la misma tarde de su compra. Pero con matices. No es que sea fácil, es un juego muy permisivo con las vidas y los checkpoints. Nos pueden matar las veces que haga falta y siempre continuaremos desde el principio de la fase (que no suelen ser muy largas) o desde justo antes de vérnoslas con el jefazo de nivel.

También nos pueden meter más hostias que a Gualdo y terminar la fase moribundos sin mucho miedo, ya que nos podemos dejar matar y volver a empezar con toda la vida. Pero terminar el juego sin morir, aprendiendo a superar cada tramo sin recibir daño, que es como jugábamos de pequeños, eso cuesta un poco más. Por si fuera poco al acabar la historia podremos empezar desde cero con un nuevo personaje con habilidades tan distintas que supone un juego muy diferente.

Para ti, que no eres joven

Lords of Exile es una patada de nostalgia que enamora desde la primera toma de contacto. Un título que nos lleva hasta una época en la que los juegos no necesitaban un trasfondo sesudo ni unos gráficos hiperrealistas para entretenernos durante horas. Su principal pero es lo pronto que te lo acabas, a lo que no ayuda que los bosses repitan un patrón igual en cada intento. Pero esto se subsana al desbloquear el nuevo personaje y los modos contrarreloj y boss rush.

Es para ti si:

  • Jugaste y caíste a los pies de cartuchos como Castlevania o Blue Shadow.
  • Te entretiene más buscar juegos en NESticle que en el Game Pass.

No te enamorará si:

  • Buscas una experiencia que te haga sufrir y estrellar el mando contra la pared.

Nos hemos sentido muy mayores jugando a Lords of Exile en Xbox Series X gracias al código de prensa suministrado por PID Games.

By Ché Sáez

Maestro del hipérbaton, señor de las bestias, inventor del humor sin gracia, dixlésico y taaa...rtadmudo.

Related Post