19 abril, 2024

Arzette: The Jewel of Faramore: Recordando CDi

Link: The Faces of Evil y Zelda: The Wand of Gamelon son dos juegos que Nintendo quiere olvidar a toda costa. Debido a una serie de malas decisiones por parte de la Gran N existieron varios juegos que usaban personajes de las franquicias Mario Bros y Zelda en la fallida consola CDi, suponiendo la única presencia de personajes de Nintendo en una plataforma que no es de Nintendo. Estos títulos salieron tan, pero tan mal, que se convirtieron en juegos de culto. Arzette: The Jewel of Faramore rinde homenaje a dichos juegos, algo que a nadie se le habría ocurrido que saliese bien.

Arzette and The Jewel of Faramore gameplay Xbox Series X

¿Qué es Arzette?

La primera vez que vi un tráiler de Arzette pensé que era un juego indie que trataba de reírse de los Zelda de CDi y que detrás de esos vídeos que imitaban a los originales se escondería un juego de plataformas mejor o peor, pero hecho con el gusto actual. Pues ni una cosa ni la otra. Estaba muy equivocado, pues lo que hay tras la imitación de estos clásicos de lo espantoso es un juego que les rinde homenaje desde el cariño y la admiración. Inesperado.

De hecho su autor, Seth Dopply Fulkerson, admite que todo empezó como una broma mientras aprendía a programar. «Tenía la intención de que solo un pequeño grupo de mis amigos los disfrutara y me felicitaran por terminar un proyecto por una vez», dice. Pero llamó la atención de la prensa especializada y acabó formando un grupo de trabajo llamado Seedy Eye (ojo al chiste) en el que se encuentran un par de veteranos de lo más inesperado.

Rob Dunlavey fue el encargado de ilustrar los fondos en los juegos de Zelda para CDi y ha colaborado en gran medida en que Arzette tenga la misma línea artística. Mientras que Jeffrey Rath y Bonniejean Wilbur, que en los originales ponían voz a Link y Zelda (sí, Link hablaba en estos juegos) aquí han colaborado interpretando voces en off. El homenaje está servido.

Similitudes y diferencias

Philips no sabía absolutamente nada de videojuegos. Lo que querían lanzar al mercado era un reproductor de películas interactivas en formato CD. El CDi no estaba preparado para correr programas tan complicados como un Zelda, pero la gran cantidad de memoria (para la época) que podía almacenar les permitió crear unos escenarios únicos. Eso es algo que está bien llevar a Arzette, pero todo lo demás…

Todo lo demás era un auténtico despropósito. Esos escenarios tan llamativos entraban por los ojos pero era imposible saber dónde podías pisar y qué era solamente parte del fondo. La inteligencia artificial de los enemigos combinada con unos controles pésimos hacía que fuese casi imposible avanzar en la historia. Repito, los encargados de The Faces of Evil y The Wand of Gamelon no sabían nada de videojuegos.

De modo que los creadores de Arzette han hecho un juego desde cero. Por supuesto tampoco han utilizado personajes de Nintendo. Porque ya sabemos cómo se las gastan sus abogados. Lo que sí han respetado en menor medida son las animaciones en baja calidad. Han hecho otras completamente nuevas pero que recuerdan al cutrerío de las originales. Con movimientos toscos, una resolución pésima y planos que harían sonrojar a Ed Wood. Todo visto con el prisma del cachondeo, pero también desde el cariño.

¿Qué es Arzette? Segunda parte

Aclarado todo esto, os seguiréis preguntando qué narices esperar de este extraño juego, a parte de un homenaje a un par de juegos famosos por su mediocridad. Bien. Arzette es un juego que sigue la idea de los aparecidos en CDi, pero lo hace bien. Tal y como se debería haber hecho en 1993. Nuestra protagonista es la princesa de un reino amenazado por un ser maligno llamado Daimur. Para derrotarle debe recorrer todo su mágico reino buscando las piezas de una joya que le permitirá forjar una espada capaz de derrotar a Ganondorf Daimur.

El juego en sí es un plataformas con toques de acción y aventura que nos llevará a visitar varias veces cada uno de sus niveles buscando secretos, mejorando nuestra equipación o haciendo recados para los personajes secundarios. Suena bien. Y es una aventura que se las arregla para atraparte hasta que consigues encontrar cada ítem secreto. Al menos conmigo ha funcionado, aunque los primeros compases del juego se me hicieron duros a causa de la debilidad de Arzette frente a sus enemigos, pero según vas entrando en sus mecánicas anticuadas aunque modernizadas la cosa mejora hasta convertirse en una delicia que no quieres que acabe.

El hecho de tener que recorrer una docena de veces cada una de sus áreas puede parecer algo duro en un primer momento, pero mejora al obtener nuevas habilidades que nos permiten desplazarnos más rápido y llegar a sitios antes inalcanzables. En ese aspecto funciona como un metroidvania sin mapa común.

Pros y contras

¿Conocéis The Room? Es una película que pertenece al género tan mala que es divertida. Los Zeldas de CDi son algo parecido, un producto hecho con demasiado presupuesto y un equipo con buenas intenciones pero ni puñetera idea de qué estaban haciendo. Son unos juegos tan malos que todo amante del retrogaming los ha bajado y emulado para ver qué diantres los hace tan malos.

Existe una película llamada The Disaster Artist en la que se relata cómo se hizo The Room. Pese a tener un presupuesto holgado y actores de relumbrón resulta que no es un gran film, pero es indispensable y un completo disfrute para aquellos que le tienen cariño al desastre creado por Tommy Wiseau.

Arzette: The Jewel of Faramore funciona de forma parecida. Es un buen juego, sin llegar a ser ninguna maravilla ya que tiene fallos gordos como un backtracking metido con calzador y unos jefes finales que no funcionan de ninguna manera. Pero se lo he perdonado todo por ese espíritu de respeto y guiño a unos juegos desastrosos que forman parte de mi cultura friki. Al final del juego se promete una continuación y yo ya estoy esperándola. Seguro que llega antes que Silksong.

Conclusión

Entonces… ¿lo recomiendas? Sí, sin ninguna duda puedo aconsejar hacerse con una copia de Arzette: The Jewel of Faramore a cierta gente. A poder ser con ese mando que imita al original de CDi que prometen sacar a la venta algún día de estos. Pero no se lo puedo recomendar al público general. Porque es una maldita maravilla para aquellos que estamos metidos en el mundillo del retro y nos gustan estas zarrias tan míticas. Sin embargo es muy posible que no funcione para los que no conozcan la fuente original o no le tengan tanto cariño, imagino que eso hará que no sean capaces de pasar por encima de sus errores de diseño.

Te gustará si:

  • Retozas con gusto entre las roms más ponzoñosas.
  • Amas el retro sobre todas las cosas. Para ti lo viejuno es siempre mejor que lo nuevo.
  • Un comercial sin corazón les vendió el CDi a tus padres y sufriste Link: The Faces of Evil y Zelda: The Wand of Gamelon en tus carnes adolescentes.
  • Llevas jugado videojuegos desde niño y ya peinas canas o aire.

No es para ti:

  • Sigues la filosofía de Barney Stinson que dice que lo nuevo es siempre mejor.
  • No has pillado la referencia anterior.

He recorrido cien veces los parajes de Faramore gracias al código de prensa enviado por Limited Run Games a través de Keymailer.co.

Puedes hacerte con Arzette The Jewel of Faramore aquí: Arzette: The Jewel of Faramore – Keymailer (game.page)

By Ché Sáez

Maestro del hipérbaton, señor de las bestias, inventor del humor sin gracia, dixlésico y taaa...rtadmudo.

Related Post