26 mayo, 2024

Análisis de Forza Motorsport (el de 2023, sí)

Forza Motorsport 2023 A tope de popper

Han pasado 18 años desde que Turn10 nos enseñó el primer Forza Motorsport. No pensábamos que fuera a convertirse en la despedida de Project Gotham Racing, porque eran muy distintos. Pero nos tuvimos que despedir del juego de Bizarre Creations (y de estos, una vez comprados por Activision…). En este tiempo pasado hemos disfrutado de muchos juegos, siete nada menos, que han llegado con frecuencia a la primera Xbox, a Xbox 360 y a Xbox One. Con lo que este, que supuestamente empezaba de cero, sería el octavo. Pero llega sin numerar.

Forza Motorsport - Official Trailer

Como el juego está disponible en Xbox Game Pass, para Xbox Series y PC, pasemos a lo que nos ha llamado más la atención. El sistema de licencias parece haberse llevado mucho tiempo y presupuesto. Es una gozada, aunque con unos 500 coches, esperamos que su número crezca a buen ritmo. Lo mismo le pasa a los circuitos, que van a ir a uno nuevo por mes de forma gratuita. Casi parece que este Forza ha salido antes de tiempo o que querían convertirlo en un juego como servicio. Pero que se han echado para atrás y no han querido enfadar a nadie con descargas de pago nada más arrancar.

Un resumen, previo a lo que más valoramos de este juego, viene a ser que han metido un motor gráfico nuevo. Se supone que está hecho con Xbox Series como base, aunque en la práctica solo el Ray Tracing nos parece realmente imposible en la generación anterior. Un efecto gráfico que brilla especialmente en los PC más potentes, pero que no añade nada especial a la experiencia. Carece de la espectacularidad que se ve en títulos como Cyberpunk 2077 con el path tracing activado y tampoco usa la tecnología para un sonido más realista u otras características que empiezan a verse en otros géneros.

Forza Motorsport en las repeticiones

En Xbox Series X, Forza Motorsport funciona de maravilla a 60 fps y se ve muy bien. En PC, es cuestión de suerte que una partida llegue al final. A pesar de los dos parches gordos que hemos instalado ya y algunos menores, la cosa no anda fina. Encima, la optimización del motor es pobre y da la sensación de que por mucho que se invierta en hardware, no compensa en la práctica. Hace falta mucho trabajo por parte de Turn10, todavía. Con lo que puede verse el juego como una inversión a largo plazo. Un viaje en el que acompañar a sus responsables mientras amplían, cambian y mejoran cosas.

Algo nuevo, algo viejo, Forza Motorsport

Cuando rompieron la costumbre de un Forza anual, bianual para los motorsport, esperábamos un cambio radical y un juego enorme. No es esto lo que tenemos, es todo familiar y como ya visto. Hasta la prueba inicial, para ver qué tal andamos, repite fórmula y coloca las cosas al nivel que hemos demostrado. Sin embargo, las ayudas son un mundo y quitarlas no garantiza que estemos ante un título realista y complicado. No va de eso, sino de escuchar a otros (en inglés) lo mucho que les gustan los coches. Lo bien que se lo pasan haciendo estos juegos y lo mucho que les gustaría pegarse siete años de vacaciones por el mundo, como Mizuguchi, hasta que los curritos terminen el siguiente en la saga.

Forza Motorsport - Official Launch Trailer

Turn10 ha conseguido que Forza Motorsport se maneje de una forma que agrada. Da igual si se está acostumbrado a la simulación de iRacing, a algo más descafeinado como Gran Turismo Sport, a los Need for Speed o a The Crew. Aquí sentimos que, al menos con mando, el mero hecho de conducir es algo agradable y divertido, aunque tremendamente sencillo. Las cosas han mejorado mucho respecto a FM7, que tantos años nos ha entretenido a quienes se aferran a los juegos de la saga Forza y no dan el salto al PC. En cuanto al volante, aunque parece que no está tan cuidado como el control con mando, resulta muy accesible y se olvida de las complicaciones que adoran los aficionados a la simulación.

Las diferencias entre coches, en su manejo, carecen de un rango marcado como en los verdaderos simuladores. Tampoco aprovecha características propias de los volantes más duros, sencillamente se conduce, porque el feedback apenas ofrece opciones avanzadas. No hay que pelearse con los volantes en todo momento, como pasa con juegos más realistas. Pero este Forza sí saca partido al mando de Xbox Series, al menos, todo lo que este permite. Si tuviéramos funciones hápticas, la cosa sería mejor, pero podemos estar ante el mejor uso de la tecnología ofrecida por Microsoft.

Forza Motorsport en la parrilla de salida

Donde sí se ha hecho un gran trabajo para darle más alicientes a las carreras es en las ruedas. A pesar de estar ante carreras de 10 o 15 minutos, la elección de neumáticos y la sustitución se convierte en todo un reto. Salvo en los trazados más cortos, donde da igual, la estrategia con las gomas añade una maravillosa profundidad al juego. Producen una tensión especial y desvían la atención de la pista, que no lo necesita tanto. Hay que reaccionar conforme avanza la carrera, no tienes jamás la fórmula perfecta de neumáticos antes de empezar. Estirar un compuesto hacia el final y jugártela es una suerte entre experiencia e intuición. Se convierte en algo realmente gratificante cuando funciona y siempre te sientes culpable cuando fallas con la elección.

La lluvia y las condiciones climatológicas son dinámicas. Sabes cómo empiezas, pero no cómo va a evolucionar una carrera. Es algo que suena a falso, pero que funciona como el guion de una película. Es decir, puedes quejarte si pierdes. Pero compensa en buena parte que el juego no aporte una profundidad mayor a la hora de conducir como si fuera un simulador. Entre lo divertido que puede ser una conducción bastante guiada y las sorpresas del tiempo, las carreras ganan en interés. Sobre todo, la cosa es especialmente delicada en las partidas online. Pero no vamos a encontrar zonas diferentes en la pista, ni charcos que cambien o dificultades especiales que descompensen la experiencia. La lluvia es igual en todas partes, no resbala especialmente en algunas zonas y se seca sola cuando no llueve. Pero convierte la conducción en algo más variado.

Forza Motorsport - Official Track Reveal: Hakone Circuit

Si empezamos con la idea de que el tiempo va a cambiar, ya sabemos que hay que estar atentos. Esto, unido a los neumáticos y su desgaste, hace de Forza Motorsport un juego distinto a la mayoría de lo disponible en Xbox. Salir con ruedas no apropiadas cuando empiezan a caer cuatro gotas es un suicidio, pues el desgaste se acelera. Es solo un ejemplo, no es realista, pero funciona y, una vez aceptadas las premisas, se aprende a disfrutarlo.

Las carreras competitivas online tienen un formato oficial fijo que cambia su programa de circuitos cada semana. Esto permite entrenar antes de enfrentarse al mundo real. Con lo que se tiene una experiencia que dura más allá del día de carrera, con un aliciente especial. El de tener que estar pendientes de cada cambio y planificarse los días antes del momento crítico. Eso sí, de momento, la escasez de pistas hace que tampoco se pierda mucho tiempo antes de ir en serio. Cuando lleguen más circuitos, a razón de uno cada mes, la cosa se complicará. Por lo que es recomendable ponerse al volante cuanto antes y no dejar de lado el juego, por muy roto que esté en estos momentos.

Forza Motorsport - Tips & Tricks: Performance Index

La sensación general que apreciamos en Forza Motorsport es que se trata de un juego para quien no tiene mucho tiempo que invertir en su parte competitiva. Que se centra mucho en lo que pasa antes, en la colección de coches y su apartado visual. Donde parece más importante esa parte de rol, frente a la de simulación y conducción. Porque se puede disfrutar mucho en sesiones de quince minutos. Pero choca bastante con la idea de tener un juego competitivo, online, que permita sentir la evolución y la victoria. Premia más a quien juega de vez en cuando y a quienes invierten mucho tiempo en los menús, que a quien se esfuerza en la pista.

Se trata de un juego hecho para el gran público, incluso para quien no es aficionado a la conducción. Las carreras no son tales, sino resúmenes de estas en las que pasan muchas cosas en poco tiempo. Tampoco es el viaje de placer y loteo de los Forza Horizon, pero lo que incluye está perfectamente hecho. Si la intención de Turn10 era esta, facilitar eso de ponerse al volante, la misión ha sido conseguida. Pero echamos de menos que la saga haya tomado un cariz más realista, con la competición como prioridad, porque para lo otro tenemos los FH, NFS y unos cuantos más.

Volviendo al tema online, hemos esperado unas cuantas semanas. Pero aún no se ha arreglado. El matchmaking no funciona, así de sencillo. Con muchos jugadores disponibles, tampoco va bien. Las diferencias de tiempos se convierten en un mundo y un desastre en pista. Eso sí, cuando funciona y damos con competidores que respetan las reglas, el juego cambia radicalmente.

Te gustará si…

  • No quieres complicaciones, solo poner el juego y echar el rato
  • Te gusta toquetear cosas en los coches y sentir que con tus criaturas
  • Eres de Forza Motorsport, de siempre y para siempre
  • Tienes Xbox Game Pass y una Xbox Series X

No te gustará si…

  • Buscas un simulador de conducción (o de cualquier otra cosa)
  • Tienes un volante carísimo y creías que le ibas a sacar partido
  • Las carreras cortas no son lo tuyo
  • Solo juegas online y eres de los buenos

By XboxManiac

XboxManiac es la comunidad de Xbox más veterana de España, con las máquinas de Microsoft en vena desde 2001.

Related Post