19 abril, 2024

Análisis de Exo One: el simulador de OVNI definitivo

Exo One Logroñés 2

Exo One se presentó en sociedad con unos vídeos realmente espectaculares y extraños. En ellos se veía un platillo volante surcando extraños paisajes que evidenciaban no ser de este planeta. Un juego que nos permitía controlar un curiosísimo objeto volante no identificado. Una especie de bola de un material similar al mercurio que rodaba o planeaba por parajes alienígenas. Todas esas maravillosas imágenes empezaron a formar una cuestión en la parte trasera de nuestro subconsciente. Dicha pregunta encontró los sonidos necesarios para formarse, deslizarse desde nuestra mente hasta la boca y salir en forma de las palabras: Pero… ¿qué coño esto?

Exo One

¿Qué es Exo One? ¿Es un juego?

Es un juego. Un juego muy especial. El australiano Jay Weston comenzó a crear Exo One en 2016 para, un año más tarde, lanzar un kickstarter con el fin de recaudar el suficiente dinero para contratar más gente y poder terminar su proyecto. Como ya podéis imaginar su petición fue un completo éxito, en caso contrario ahora mismo no estaríamos hablando de ello. Así nació el estudio Exbleative.

Su autor lo define como un juego de exploración surrealista que nos permite pilotar una nave extraterrestre capaz de manipular la gravedad y cuya misión es hacer el primer contacto de la humanidad con otros seres inteligentes. Suena realmente interesante, pero la verdad es que no deja nada claro a qué nos vamos a enfrentar al iniciar una partida de Exo One.

Sinceramente, después de completarlo un par de veces tampoco sé cómo definirlo en pocas palabras. Es un salvapantallas con imágenes espectaculares, pero siendo interactivo. Saltas, corres y vuelas pero no es un juego de acción ya que no puedes morir y no tienes enemigos. Decir que es una experiencia sensorial jugable es lo mismo que no decir nada. Es como un vídeo chill out en el que controlas lo que se ve. Yo qué sé… un simulador de ovni es lo mejor que se me ocurre. El Flight Simulator del espacio, pero en lugar de pilotar un avión llevas una canica de mercurio. ¿Una evolución del Marble Madness? Uy… casi que sí. ¿Una demo técnica interactiva? Me vale, pero no.

¿Un minigolf en el espacio? Tampoco

Para los amantes de la Ciencia Ficción

Cuando tenía unos seis o siete años mis tíos me hicieron ver 2001 Odisea en el Espacio. Y pese a ello hoy día me gusta la Ciencia Ficción. Si en una película sale una nave espacial o hay viajes en el tiempo me gusta. Si los protagonistas pasan muchísimo rato sopesando qué es lo que tienen que hacer a continuación, usando la razón y utilizando términos científicos, a mí ya me han ganado. Así que para mí Exo One es una auténtica gozada.

Pilotar una nave extrañísima que atraviesa parajes alienígenas es flipante. En cada planeta ves una serie de luces en el horizonte, la azul indica la salida del planeta y la roja es una especie de fuente de energía pura que mejora tu platillo volante. En realidad no le hace falta más para disfrutar de Exo One durante horas. Pero sus creadores le han puesto una historia…

Una raza extraterrestre quiere contactar con los humanos (a saber por qué, pobrecitos) y nos han mandado los planos necesarios para crear una nave capaz de llegar hasta ellos. ¿Habéis visto Contact? Está claro que los guionistas de Exo One también. También se nota que sus tíos les hicieron ver 2001, porque la forma de narrar el relato que hila el juego es un galimatías propio del mejor Kubrick. Y como ocurre en la Odisea en el Espacio, la historia no importa para disfrutar del viaje.

Que sí, me parece perfecto que haya millones de páginas en internet que explican qué es el monolito y qué quería decir el bueno de Stanley con la forma de la nave. 2001 es una clase soberbia de estilismo visual, cada imagen que vemos está hecha para que disfrutemos. Si te quieres volver loco filosofando sobre el ángulo que describe el fémur al ser lanzado: adelante. Pero haz el favor de que eso no haga que te pierdas la película. Con Exo One pasa lo mismo. La historia está ahí, pero lo importante es la experiencia de pilotar una canica líquida.

Pues parece que va a llover

It’s very difficult todo esto

Pues no. El control de Exo One es sencillísimo. Se basa en una idea muy simple: puedes pesar más o menos. De normal eres ligero como una pluma y, por lo tanto, flotas en el aire. Al pulsar un botón te vuelves una esfera pesadísima. Esto te permite usar las pendientes del terreno para acelerar y justo cuando empieza la pendiente ascendente sueltas el botón y vuelves a ser una pluma que emprende el vuelo gracias a la inercia. En ese momento puedes pulsar otro botón que te convierte en un disco, de esta forma planeas a gran velocidad. Aunque dicha aceleración se va reduciendo a causa del rozamiento con la atmósfera así que… vuelta a empezar.

Difícil de entender, lo sé, pero en un par de minutos eres la canica más hábil de la galaxia y puedes usar los accidentes del terreno para desplazarte. Además nos encontraremos estructuras gigantescas que delatan la mano de una inteligencia superior. En ellas tendremos objetos como portales aceleradores o túneles tubulares por los que rodar en espiral. Todo con el fin de poder hacer el cabra con nuestro ovni.

A este planeta le vamos a llamar Michael Bay

Me gusta conducir

Una vez controlado el sistema de vuelo empezamos a disfrutar de Exo One. Rodar y planear por los diferentes planetas es un experiencia relajante, apoyada por una música minimalista que va añadiendo notas según nos aproximamos al destino. Al llegar al teletransporte de cada planeta vemos una escena de viaje a lo 2001, con voces que nos susurran parte de la historia. Y llegamos a un nuevo planeta.

Cada planeta es una nueva maravilla que recorrer surcando las nubes, descubriendo estructuras alienígenas, escuchando una nueva melodía y, por qué no decirlo, flipando con el trabajo gráfico y artístico. Que todos los mundos que visitamos en Exo One sean tan diferentes los unos de los otros y que todo sea trabajo de un puñado de personas es alucinante.

Nunca debiste cruzar el Mississipi, forastero

Ven a Exo One

Exo One es una experiencia fantástica para pasar la tarde. Unas pocas horas de relajación y disfrute, sin estrés ni reto de ningún tipo. Esto es un viaje onírico y en los sueños no puedes morir, sólo disfrutar del paso del tiempo. Si tienes Game Pass no lo dudes, descárgate Exo One y empieza a viajar por la galaxia.

Te gustará si:

  • Adoras la Ciencia Ficción. Star Trek es tu serie de cabecera y te gusta todo lo relacionado con conocer otras formas de vida.
  • Estás dejando de fumar y necesitas evadir tu mente durante unas pocas horas.
  • Tienes Game Pass y no sabes a qué jugar.
  • Odias a la humanidad y quieres alejarte de ella, aunque sea de forma virtual.

No te gustará si:

  • Buscas acción, tiros, carreras y golpear gente.
  • Piensas que las mejores películas de Star Wars son las últimas.

By Ché Sáez

Maestro del hipérbaton, señor de las bestias, inventor del humor sin gracia, dixlésico y taaa...rtadmudo.

Related Post