21 mayo, 2024

Análisis de Beyond Sunset: Píxel Eternal

Beyond Sunset es un juego hecho con el motor de código abierto GZDoom por un estudio novel llamado Metacorp / Vaporware, nombre que también usa una maligna corporación que encontramos en el juego y que recuerda vagamente a la empresa anteriormente conocida como Facebook. Bueno, puede que recuerde a la empresa de Zuckerberg algo más que vagamente.

Sprites como bellotas, acción a raudales, cyberpunk con catanas y estética ochentera son las otras señas de identidad de este shooter en primera persona dirigido a gente viejuna. A ser posible que aún conserven sus reflejos más o menos intactos, porque el muy cabrón no da tregua.

Probando Beyond Sunset, el nuevo RPG Boomer Shooter

Boomer lo será tu padre, por cierto que hice la EGB con él

Juegos de disparos en primera persona que cogen estética y jugabilidad de los clásicos más clásicos, Doom, Duke Nukem 3D, Quake, pero sin dejar de lado las buenas ideas que se han tenido en los últimos años. A este género se le llama boomer shooter y hace las delicias tanto de señores achacosos como yo como de jóvenes que puto flipan con lo retro. Basta con echar un pequeño vistazo a Beyond Sunset para saber que se mete de cabeza en este nuevo género.

Además de los gráficos pixelados y planos aquí tenemos un contador de vida que se recarga únicamente cogiendo ítems. Los cuales, por supuesto, están repartidos por el escenario sin ninguna coherencia con la vida real y además flotan a un palmo del suelo. No te puedes cubrir tras una piedra y tus enemigos no se comunican entre ellos ni recurren a tácticas complicadas: van a por ti a saco sin darte un respiro. Porque en los videojuegos de los noventa se respetaba la máxima de que el camino más corto entre dos puntos es un balazo en el cerebro.

¿La historia? También empieza con un cliché muy clásico: la amnesia. Nuestra protagonista es Lucy, una samurái cyborg que despierta de la crioestasis con los recuerdos borrados. Una misteriosa mujer llamada Yuri puede devolverte toda tu vida anterior, pero a cambio deberás hacerle una serie de favores. Es una excusa para masacrar a los malos, pero en el transcurso de la partida la cosa se pondrá interesante.

No es un juego de disparos, es un FPS con cosas

Igual que eso que haces los domingos con arroz Brillante, pimiento rojo y chorizo no es una paella (no ho digues paella, o ploraré), Beyond Sunset es algo más que un first person shooter. No te pienses que esto es simplemente un Duke Nukem 3D con catanas, para eso ya está la serie Shadow Warrior. Sus creadores han añadido elementos de rol, lo que lo convierte en un juego bastante especial.

Diseminadas por todo el mapeado hay una especie de máquinas de vending en las que podrás aumentar las capacidades de la protagonista. No sólo hablamos de aumentar la vida y otras capacidades físicas. Además se pueden comprar habilidades de ataque que te permiten hacer cosas como congelar a tus enemigos. Lo que vienen siendo las magias de toda la vida, pero cyberpunk.

Además Beyond de Sun tiene partes en las que vagamos libremente por las calles de Sunset City e interactuar con los NPCs de forma no violenta y hacer misiones secundarias a cambio de nuevo armamento o dinero.

Niveles muy diferentes

La versión de Beyond Sunset que nos han permitido jugar dispone de tres capítulos, estando bloqueados otros dos que llegarán después de su lanzamiento. El primer nivel nos deja sueltos en un mundo abierto en el que tendremos que ir cumpliendo misiones que nos abrirán diferentes caminos. Cada zona que visitamos está completamente diferenciada del resto. Empezamos por los bajos fondos, vamos al barrio rojo, la zona industrial, discotecas, edificios de oficinas… El apartado artístico es encomiable tanto en los entornos como en los enemigos.

El segundo capítulo es más lineal, con una cantidad absurda de fases de plataformas al estilo de Ultimate Doom. Aquí es donde se desarrolla la historia de la empresa maligna conocida como MetaCorp, poniendo a sus altos ejecutivos en nuestro punto de mira. Aquí hay unas partes de hackeo a lo película de los noventa que suponen un juego extra dentro de Beyond Sunset, algo muy de agradecer.

El tercer capítulo de Beyond Sunset nos lleva a un punto de la historia en el que debemos atrincherarnos y aguantar estoicamente las diferentes oleadas de enemigos, a cada cual más difícil que la anterior. Lo que viene siendo un modo horda de toda la vida.

Un gran juego, con sus peros

Beyond Sunset es un boomer shooter frenético, con unos tiroteos alucinantes y unos añadidos RPG que le sientan de fábula. Pero tiene sus puntitos negros como la dificultad desmedida del primer enemigo final que es capaz de matarte con un solo golpe o la falta de señales de orientación que sufre el mundo abierto del primer capítulo. No sé las veces que me habré perdido caminando de un punto a otro.

Cabe destacar también que han implementado un par de cosas de Ultimate Doom. La primera es que te sueles encontrar arenas de las que no puedes salir hasta haber matado al último rival, las cuales se agradecen por la descarga de adrenalina que suponen. La segunda parte cogida del juego de id Software es un punto negro más gordo: las fases de salto. En ciertas partes se nos invita a saltar de una plataforma a otra y a otra y a otra en una sucesión de brincos nada fáciles. Es algo que en Doom quedaba como zona de relax entre matanzas pero que en Beyond Sunset pueden suponer un suplicio.

Te recomiendo Beyond Sunset si:

  • Recibiste tu primer sueldo en pesetas.
  • No te asustan los picos de dificultad propios de los juegos pixelados.
  • Amas las historias con brazos intercambiables.
  • Ver gotas de sangre cuadradas salpicar por toda la pantalla es tu estilo de vida.

Juega a otra cosa si:

  • Tus reflejos ya no son lo que eran.
  • Los juegos de plataformas no son lo tuyo.
  • Quieres un juego más pausado, si este es tu caso échale un vistazo a The Invincible.

He recorrido el mundo lleno de neones y malotes con gafas de sol gracias al código de prensa suministrado por Movie Games SA.

By Ché Sáez

Maestro del hipérbaton, señor de las bestias, inventor del humor sin gracia, dixlésico y taaa...rtadmudo.

Related Post