24 julio, 2024

Análisis de Dave the Diver: Buceando en la diversión

Entre las listas de cosas más odiadas por los usuarios de videojuegos destacan las fases acuáticas y los minijuegos de pesca. Dave the Diver se atreve a desafiar los gustos generales al ser un juego de pesca submarina. Pero esta es sólo una de las piezas que forman el puzle de su jugabilidad. Dave the Diver es más que zambullirse en el agua para sacar un par de peces, por algo es una de las sorpresas de este 2023.

Dave the Diver primera hora de juego

Ni AAA ni AA pero tampoco indie

Si hablamos del presupuesto que maneja un estudio de desarrollo solemos hablar de juegos independientes o de gran presupuesto. Desde triples A y dobles A hasta títulos programados por una sola persona en los ratos libres que le deja su trabajo alimenticio. El éxito masivo de estos juegos independientes, que pueden llegar a dar dinero a patadas con una inversión ridícula, nos trae un nuevo paradigma: los juegos que parecen indies, se juegan como indies e incluso están hechos por un pequeño equipo. Pero tienen detrás el respaldo de una empresa de tamaño poco indie.

Este es el caso de Dave the Diver, un pequeño gran juego creado por un también pequeño estudio coreano llamado MINTROCKET. Un puñado de gente que tiene a sus espaldas el haber participado en juegos como Metal Gear Solid V, Ni no Kuni 2 o la segunda parte de Bayonetta y que ha contado con el apoyo de su empresa madre: Nexon. Esto supone un flujo de dinero que cualquier desarrollador 100% indie envidiaría. ¿Le quita esto algo de mérito? Maldita sea: no. Ojalá cunda el ejemplo y otros titanes del software empiecen a invertir dinero en joyas como esta.

El hecho de tener detrás una empresa que factura más de 1600 millones anuales ha hecho que muchos creadores realmente independientes hayan puesto el grito en el cielo por su nominación a los GOTY en la categoría de mejor juego independiente de 2023. Sea como fuere, sea un indie o hijo de la pescadera, Dave the Diver es uno de los mejores títulos aparecidos este año. En cualquier categoría.

De qué va esto

El regordete Dave es un submarinista, hasta ahí está claro sólo con leer el título del juego. Un amigo acaba de montar un restaurante de sushi junto a un mar lleno de sabrosos peces tropicales y, claro, nos necesita para que buceemos y saquemos los suculentos manjares cada día.

Nuestro trabajo a media jornada (doce horas) empieza zambulléndonos dos veces en un mar que cambia completamente cada día. Al principio ni podremos bucear mucho rato, tampoco muy profundo ni siquiera llevar mucha carga encima. A medida que pasen los días podremos mejorar el equipo de Dave, de forma que las limitaciones irán disipándose poco a poco.

Sí, esta parte de Dave the Diver funciona como un rogue like. Pero esta es sólo una parte de la jugabilidad. Nuestro amigo también requiere de nuestros servicios como administrador su restaurante, todo esto mientras él se toca la huevada y se lleva el dinero. Vaya un amigo. Así que por las tardes debemos decidir qué menú servimos, todo dependiendo de la pesca de la mañana, y después nos encargaremos de atender a los clientes. Ah, pero hay un chef que preparará los platos. No todo va a ser sobreexplotación.

Jugabilidad zen

Sé que así contado puede parecer que Dave the Diver no es gran cosa. Por qué ha levantado tanto revuelo, te preguntarás. Qué es lo que le convierte en un juego candidato a un GOTY es algo sencillo de ver cuando lo juegas durante un par de horas pero un tanto difícil de explicar. Voy a intentarlo.

Sus mecánicas son fáciles de entender, incluso cuando vamos avanzando en la historia y estas se van complicando. Aunque sea fácil de jugar nunca nos aburre, pasamos de la pesca a la atención del restaurante de forma cíclica, estando ambas unidas en muchos puntos. Por ejemplo cuando estamos buceando estamos deseando ir al bar a servir esa presa que acabamos de pescar para, con el dinero que ganemos, mejorar el equipo. Y cuando estamos sirviendo un cliente especial nos pide un plato hecho con un tiburón, así que ya estamos planeando qué arpón llevar para cazar el escualo.

De esta forma Dave the Diver nos mantiene siempre entretenidos. Pero nunca estresados. Aunque podemos morir ahogados siempre nos rescatarán, perdiendo tan solo lo que habíamos cazado en esa zambullida. Pese a que los clientes nos hagan encargos extraños podremos hacerlo cuando queramos. Lo mismo pasa con las misiones secundarias que se nos ofrezcan, las aceptamos y ya las haremos. Nada nos apremia demasiado, simplemente pescamos y servimos, servimos y pescamos de forma tan satisfactoria que cuando nos queramos dar cuenta ya hemos pasado varias horas entretenidos.

Un título genial

Dave the Diver ofrece un pozo de horas de diversión gracias a su jugabilidad y a los personajes que pululan por su historia. Tiene un apartado visual agradable con gráficos en parte pixelart y en parte 3D que nos sitúan rápidamente en el meollo, a la vez que una música que simplemente acompaña sin destacar. Todo esto unido a una serie de minijuego y unas escenas animadas desternillantes hace que estemos ante una maravilla lúdica que se puede recomendar a todo el mundo. ¿Qué más da el presupuesto con el que hayan contado sus creadores? Dave the Diver es simplemente genial.

Te hará tilín si:

  • Buscas un juego que te rete constantemente pero de forma relajante.
  • Le das una oportunidad.

No te gustará si:

  • No lo pruebas.

Hemos juega a Dave the Diver gracias al código de análisis enviado por MINTROCKET.

By Ché Sáez

Maestro del hipérbaton, señor de las bestias, inventor del humor sin gracia, dixlésico y taaa...rtadmudo.

Related Post