17 julio, 2024

Warhammer 40K nació en 1987 como una variación futurista del popular Warhammer Fantasy Battle, con el fin de captar a aquellos jugadores de rol que prefieren las ambientaciones basadas en la ciencia ficción por encima de las historias medievales fantásticas. Desde entonces ha aparecido una barbaridad de juegos basados en la franquicia. Sobre todo estos últimos diez años, en los que hemos sufrido un chorreo casi continuo de juegos basados en la franquicia, que parecen menos porque nuestra mente prefiere recordar sólo los buenos momentos.

Uno de los puntos altos de esta interminable lista fue Warhammer 40,000: Chaos Gate – Daemonhunters, aparecido en 2022 sólo para PC y que llega este 20 de febrero de 2024 a consolas.

Warhammer 40,000: Chaos Gate – Daemonhunters gameplay en Xbox Series X

Historia

Como buen juego basado en la franquicia Warhammer 40K, Daemonhunters tiene una narrativa profunda que implica religión, magia y sesuda política interplanetaria. En este caso controlamos a los Caballeros Grises, un grupo de Marines Espaciales fieles al Emperador que cuentan con habilidades psíquicas además de las típicas armas de la franquicia. Sus comandantes son el veternano Ectar, la Inquisidora Vakir, que ve a los Marines Espaciales como carne de cañón al servicio de un objetivo mayor y la Tecnosacerdote Lucete, que no parece tener emociones. Aunque a lo largo de la historia podremos echar manos a otros muchos Marines Espaciales y Terran.

Para el malo principal de la historia Complex Games echa mano de Nurgle, Señor de la Pestilencia, Gran Corruptor, Amo de la Plaga y Señor de las Moscas. Uno de los villanos más emblemáticos de Warhammer 40K que este caso está propagando el Brote por toda la galaxia. El Brote es un virus a escala cósmica que no sólo transforma cualquier planeta que infecte en un infierno lleno de pus, además tiene una serie de efectos divertidos, como formar ejércitos de soldados no-muertos.

El objetivo básico en Daemonhunters es pilotar la gigantesca nave de combate Mandato Siniestro de un planeta a otros, tratando de cortar la plaga de Nurgle. Cada de los Caballeros Grises tiene sus propias motivaciones para continuar luchando y las iremos conociendo a lo largo de una historia bien escrita y perfectamente articulada que además respeta el lore de la franquicia.

Máquinas grandes y con formas alargadas, esto es Warhammer 40K

El combate

Pero narrativas a parte, lo que importa en Daemonhunters es su jugabilidad basada en el mítico X-COM. Sin duda el punto fuerte de este juego es su estrategia por turnos basa da en mover un escuadrón de cuatro Marines. Tienes los puntos de acción habituales para realizar movimientos y ataques, además de puntos de fuerza de voluntad para habilidades especiales. El sistema de cuadrícula que utiliza es el clásico del género, así como las coberturas y el entorno destruible que puedes usar en tu favor. La mayor diferencia con la saga creada por Julian Gollop es que no hay tirada de éxito, si el objetivo está al alcance y tienes un tiro limpio el acierto está garantizado.

Los mapas son variados gráficamente, pero lineales en su mayoría. Te dejan muy claro por dónde desplazar tu tropa y dónde realizar emboscadas. La variedad, lo que hace que puedas volver a jugar una partida y tener diferentes resultados, viene de mano de la cantidad de armas y técnicas especiales a tu disposición.

Como buen juego basado en X-COM, este Warhammer 40K tiene estrategia fuera del campo de batalla. Ahí es donde está la auténtica complejidad del juego, tienes la posibilidad de actualizar casi cualquier detalle, desde la Mandato Siniestro hasta cada marine en tu batallón. Densos menús y submenús te esperan para que los aprendas a controlar con una curva de aprendizaje encrespada. Daemonhunters nació en PC, no lo olvides. Por suerte la traducción de control al mando de consola es genial.

Warhammer 40K

Los fanáticos del universo de Games Workshop pueden respirar tranquilos, Warhammer 40,000: Chaos Gate – Daemonhunters es un fiel reflejo del universo en el que se mira. Los Marines Espaciales son grandes y temibles a la vez que sus enemigos sonde lo más repugnantes. Las armas, escenarios y naves están representadas con el mismo mimo y detalle, cerrando un apartado gráfico impresionante.

¿Qué pasa con los aficionados a la estrategia que no estén familiarizados con Warhammer 40K? Daemonhunters sigue siendo un excelente título de estrategia por turnos. Si nunca has visitado la franquicia este es tan buen punto de entrada en su historia como cualquier otro. Conscientes de que es imposible abarcar todo el lore de 40K, las escenas cinemáticas te introducen a la perfección en esta parte de su universo.

Si bien algunos sistemas pecan de complejos y el HUB en combate se ve pesado y excesivamente grande, Warhammer 40,000: Chaos Gate – Daemonhunters es uno de los mejores exponentes del género que han podido disfrutar los usuarios de PC y ha sido perfectamente trasladado a consola.

Recomendado si:

  • Eres un fanático de Warhammer 40k o de la estrategia por turnos.
  • No lo disfrutaste en PC.

Vade retro si:

  • Te asusta la violencia gráfica.

Hemos gozado de Warhammer 40,000: Chaos Gate – Daemonhunters en una Xbox Series X gracias a la copia digital enviada por Frontier Developments.

By Binary Domain

Un robot de servicio especial construido por IRTA Francia. Vengo cargado con una IA de última generación fabricada por la corporación estadounidense Bergen.

Related Post