15 julio, 2024

Análisis de Anomaly Agent: Acción cyberfunk

Los hasta ahora desconocidos Phew Phew Games nos regalan este pequeño título de acción desenfrenada y humor pixelado que nos llevará a dar saltos en el tiempo y patadas en la boca. Si quieres saber por qué deberías jugar Anomaly Agent o qué motivos podrían llevarte a odiarlo, sólo tienes que acompañarme en el texto que se encuentra más allá del vídeo.

Anomaly Agent Gameplay

El Agente 70…

… es el protagonista de Anomaly Agent. Miembro de una agencia gubernamental encargada de la vigilancia y control de todas las anomalías que puedan poner en peligro nuestro mundo. Anomalías gravitacionales, paradojas temporales, saltos entre universos… el tejido de la realidad es muy frágil y nuestro héroe es el encargado de evitar que se rompa. Aunque no sabe muy bien por dónde empezar.

Sus creadores sí que supieron por dónde empezar a diseñarlo, ya que su figura y forma de moverse son todo un homenaje a Lupin III y su gemelo del futuro, el cazarrecompensas espacial Spike Spiegel. Además el protagonista de cuenta con una serie de actores secundarios que están ahí para echarle una mano o tener una conversación divertida que alivie la tensión. Más bien lo segundo, ya que estamos ante un título con un sentido del humor muy de Mortadelo y Filemón.

Si para explicar el trasfondo de Anomaly Agent estoy comparándolo con referentes de la talla de Ibáñez y Monkey Punch, algo bueno habrán hecho los chicos de Phew Phew Games, ¿no?

Evaluación continua

Pero que sea agradable de ver y con un sentido del humor a prueba de bombas sólo es un adorno para un videojuego. Lo que nos interesa a la hora de adquirir un título como este es su jugabilidad. Y la verdad es que Anomaly Agent se de deja jugar muy bien y resulta de lo más motivador durante toda la aventura.

Se engloba en esa clase de títulos que parecen un tutorial durante el transcurso de toda la partida, es decir: siempre nos están enseñando algo nuevo. Empezamos con un Agente 70 que pega golpes con un solo botón y salta con otro para terminar usando cada rincón del mando para desplegar todos sus artilugios.

La cosa va así: nos enseñan a usar un nuevo gadget o aparece un nuevo enemigo, con su correspondiente forma de eliminarlo, y recorremos un par de niveles utilizando eso que acabamos de aprender. Al rato aparece otra novedad que añadimos a la jugabilidad y pasamos unas cuantas fases habituándonos mientras zurramos a unos cuantos malos y esquivamos trampas mortales.

Dicho así…

… parece aburrido. Pero el nivel no baja ni un solo segundo durante las tres a seis horas que dura la historia principal. A esto hay que añadirle un modo rogue que los desarrolladores han prometido incluir en un futuro no muy lejano. Con giros de guión absurdos propios de una serie de ciencia ficción con pocos límites como Doctor Who y una acción frenética que no deja un respiro, nunca nos aburriremos jugando a Anomaly Agent.

Como único punto negativo podríamos decir que llega un momento en el que tenemos tantas armas, combos y demás posibilidades de combate que podemos acabar sobrepasados. Y muriendo más por no saber cuál de las mil posibilidades de ataque elegir que por los golpes de nuestros rivales. Por suerte jugándolo en modo de dificultad normal los checkpoints son muy amables y las vidas son infinitas. Muy mal se te tienen que dar los videojuegos para no terminarlo.

Encaja en tu librería de juegos si:

  • Gozas aprendiendo millones de combos mientras te cae una lluvia de hostias.
  • Disfrutas con Doctor Who, Cowboy Bebop o Mortadelo y Filemón.
  • Tienes una tarde libre, quince euros y no sabes a qué jugar.

Vade retro si:

  • Prefieres leer a Kierkeegard antes que a Pratchett.

Hemos pegado puñetazos y patadas funky con Anomaly Agent gracias al código de prensa enviado por Phew Phew Games a través de Keymailer.co.

By Ché Sáez

Maestro del hipérbaton, señor de las bestias, inventor del humor sin gracia, dixlésico y taaa...rtadmudo.

Related Post