23 abril, 2024

Análisis de Airhead: Head over Limbo

Octato nació para crear juegos que cuenten historias relevantes a través de la atmósfera y la jugabilidad. O al menos eso es lo que dicen los responsables de marketing de esta pequeña empresa desarrolladora nacida en Copenhague, padres de Airhead. Lo cierto es que esa atmósfera que han creado para su primer juego nos lleva a pensar inmediatamente en Limbo o Coccoon, creados por el también danés Jeppe Carlsen. Lo que me plantea dos preguntas, la primera es si el gobierno danés introduce algún tipo de sustancia alucinógena en su agua potable y la segunda es cuánto cuesta un pasaje de avión con destino Dinamarca.

Save 10% on Airhead on Steam (steampowered.com)

Análisis de Cocoon: bienvenidos al bolaverso – XboxManiac

Airhead Gameplay Xbox Series X

Cabeza hueca

Además de a los títulos de Playdead, Airhead recuerda a un juego aparecido en ordenadores de 8bits llamado Head over Heels. Creado por la dupla de programadores Jon Ritman y el recientemente fallecido Bernie Drummond, Head over Heels nos permitía controlar a dos perretes que se unían para formar uno solo. A lo largo de este clásico debíamos resolver puzles basados en separar y volver a unir ambos cánidos.

En realidad los puzles que debemos resolver en Airhead son mucho más complejos que los de Head over Heels, pero el concepto principal es el mismo: controlar a dos personajes que deben unir fuerzas formando uno solo o dividiéndose para seguir avanzando.

En este caso Cuerpo es el personaje principal, con el que empezamos la aventura y el que mayor movilidad presenta, lo que viene siendo una persona decapitada que permanece viva. Cabeza por su parte es una criatura orgánica inflable cuya más destacable característica es que pierde aire de forma constante, para desesperación del jugador. Más vale que controles la cantidad de aire que hay en Cabeza, porque al vaciarse completamente estamos muertos y toca repetir desde el último punto de control. Checkpoints que no son otra cosa que bombonas de oxígeno con las que inflar a Cabeza.

Los puzles

Al igual que en Limbo, muchos de los acertijos de Airhead requieren manipulación del entorno, accionar interruptores, empujar rocas para crear caminos o puentes, escalar cuerdas y nadar para sortear obstáculos. Pero lo que lo diferencia de otros juegos es lo que podemos hacer con Cabeza. Además de con O2, también lo podemos inflar con helio para que flote o con una sustancia más pesada que el aire que nos permite hundirnos más rápido en el agua o romper ciertos suelos.

¿No os he mencionado que Airhead es un metroidvania? Bueno, pues lo es, aunque a simple vista no lo parezca. Y como buen exponente del género iremos recibiendo mejoras con las que abrir nuevos caminos en el mapa o con las que llegar a sitios a los que no llegábamos en un primer momento y que esconden un ítem secundario. Así Cabeza podrá aprender la capacidad de iluminar el entorno y Cuerpo será capaz de dar un doble salto o hacer un dash en el aire.

Algunas de estas capacidades las hemos visto anteriormente en muchos juegos, pero la buena gente de Octato se las han apañado para crear un universo tan peculiar que todas ellas parecen diferentes y novedodas.

Paisaje y paisanaje

Cuerpo y Cabeza no están solos. Una gran cantidad de criaturas extrañas y maravillosas pueblan el mundo, como pequeñas criaturas con fobia a la luz que formarán puentes si las iluminamos o pequeños seres que te robarán a Cabeza si lo dejas tirado. Aunque también necesitarás su ayuda para salvar ciertos escollos.

Gran parte del juego inicial transcurre en cuevas azules monótonas, pero cuando avanzas más allá de este punto, el mapa se torna gigante. Se vuelve más variado visualmente, pero también introduce nuevas mecánicas y acertijos de forma continua y conveniente. Incluso cuando algunos acertijos pueden ser desesperantes, la incertidumbre de qué hay más allá te mantiene enganchado.

Dicho esto, no siempre está muy claro a dónde se supone que debes ir a continuación, a pesar de que el marcador de objetivo te brinda la dirección general en el mapa, y puedes morir varias veces simplemente tratando de resolver un puzle muy obvio con una solución equivocada. Además la forma en la que a veces se mueven ciertas criaturas rozan lo que podríamos llamar fallo de programación. Pueden llegar a equivocarte al no querer colocarse en el lugar correcto, necesitando resetear el juego para que vuelvan a su sitio y volver a replantearlo todo.

Resumiendo

Airhead es uno de esos llamados juego experiencia o lo que es lo mismo: un título que hace lo mismo que otros muchos juegos antes que él, pero tiene una dirección artística tan excepcional que todo parece nuevo. Además tiene buenas ideas propias y, casi siempre, las aplica de forma correcta. Su principal problema es que al querer parecerse a obras de arte de la talla de Limbo e Inside no podemos dejar de compararlo. Y, aunque es un juego de notable alto, le vemos algunas costuras.

Te gustará Airhead si:

  • Te gustan los juegos diferentes y no te asusta perder tiempo resolviendo puzles.
  • Estás hasta el gorro de tanto metroidvania, pero quieres jugar uno que no lo parezca.
  • También piensas que en las cajas de galletas danesas había algo más adictivo que las galletas.

No te gustará si:

  • Te horroriza tener que pensar en tu día libre.

Nos hemos introducido en el psicodélico mundo de Airhead en Xbox Series X gracias al código de prensa suministrado por Handy Games a través de Keymailer.co.

By Ché Sáez

Maestro del hipérbaton, señor de las bestias, inventor del humor sin gracia, dixlésico y taaa...rtadmudo.

Related Post